Comparta éste artículo
VIRAL

Amonestan a jugador sudafricano por ponerse a bailar en pleno partido | VIDEO

El futbol de África tiene muchos momentos peculiares, los cuales pueden ser considerados como "exóticos" de este lado del mundo.

FUTBOL INTERNACIONAL

·
Este futbolista sudafricano fue amonestado por ponerse a bailar.Créditos: Captura de pantalla SuperSportTV

El futbol del otro lado del mundo puede ser completamente distinto al que se conoce de este lado del mundo, tanto el profesional como el amateur.

Un ejemplo que podría describir perfectamente la situación es el futbol de Sudáfrica o África en general, el cual cuenta con momentos bastante singulares y hasta cierto punto "exóticos".

PODRÍA INTERESARTE: KENIA OS ACUDE A PARTIDO DE VINICIUS EN MIAMI | VIDEO

A lo largo de la historia se ha catalogado al futbol africano como uno de cuidado, principalmente porque algunos equipos o selecciones suelen recurrir a la brujería o "bailes" que se convierten en rituales.

Esta ocasión hubo bailes, pero no precisamente para algún hechizo, más bien por el puro gusto. Una liga local de Sudáfrica fue testigo de un futbolista demasiado "farol" en donde se amonestó a un jugador por ponerse a bailar en pleno partido.

Futbolista sudafricano incrédulo al ser amonestado - Captura de pantalla

Con el tiempo siguiendo su curso y acercándose al final, un futbolista recibió la pelota en un costado de su cancha y al ver la poca presión del rival decidió tomar la pelota entre los pies y ponerse a bailar con un ritmo único.

Algunos aficionados lucían molestos, otros solo reían, pero ese hombre con la camiseta 12 pasó de la soberbia a la incredulidad luego de que el central del partido anulara la jugada y se la diera al equipo contrario.

PODRÍA INTERESARTE: MESUT ÖZIL CONSIDERA EL RETIRO PARA JUGAR PROFESIONALMENTE AL FORNITE

Pese a los reclamos del número 12, el árbitro fue certero en su decisión y cobró tiro libre. Dicha acción no fue la única, ya que a lo largo del partido se encargó de hacer varias filigranas y amagues en solitario, mismos que le costaron la tarjeta amarilla.

Otro de sus compañeros, con un peinado de rastas y la camiseta 14, también hizo lo propio y comenzó a burlarse de los rivales, pero a la vez eludiéndolos de manera deportiva.