Comparta éste artículo
PIQUÉ

Piqué responde al escándalo de los audios filtrados con Luis Rubiales

Piqué ya dio la cara por el presunto conflicto de intereses en el que está inmiscuido tras unos audios que se filtraron en los medios.

FUTBOL INTERNACIONAL

·
Créditos: Screenshot

Piqué no tardó en salir a dar la cara tras las acusaciones que recibió por un presunto conflicto de intereses en la Supercopa de España. El defensor del Barcelona, que recién perdió ante el Cádiz, habló también sobre los audios filtrados de una conversación con el presidente de la Real Federación Española de Futbol.

Mediante una transmisión en su canal oficial de Twitch, el jugador explicó toda la situación y aseguró que no hay nada ilegal en el acuerdo de su empresa (Kosmos Footbaal) y la RFEF.

PODRÍA INTERESARTE: Barcelona confirma la dura lesión de Pedri y que lo deja fuera de la temporada

Incluso también se dijo orgulloso por la gestión de su empresa como una de las que ayuda a conseguir tratos comerciales al futbol español.

El jugador dijo que no tiene que "esconder nada" para después hablar explícitamente de la conversación que tuvo con Luis Rubiales (Presidente de la RFEF) y que filtró la prensa.

Sobre el tema, Piqué aseguró que su empresa gestionó el cambio de formato y que al final la Federación eligió a Arabia Saudita por encima de otras opciones como sedes.

“Es que es tirar mier... por tirar mier...”, exclamó el jugador del Barcelona al referirse al conflicto de intereses, mismo que negó pues lo comercial no tiene que ver con lo que sucede en la cancha.

¿Por qué acusaron a Piqué de estar en conflicto de intereses?

Lo que se escucha en los audios es hablar al jugador blaugrana con Rubiales mientras debaten detalles del acuerdo para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudita.

En 2019 ya había información sobre la comisión que Kosmos Football se llevó por participar en la negociación, sin embargo la noticia volvió a llamar la atención con la evidencia mencionada.

Presuntamente la empresa de Piqué recibirá un total de 25.9 millones de dólares por dicho acuerdo, mismo que fue pactado por seis años.

Al final, el jugador aseguró que los audios se sacaron de contexto y que lo que sí es ilegal es que la prensa terminó por filtrarlos al público.