Comparta éste artículo
COPAS DEL MUNDO

Pickles, el tierno perrito que salvó el Mundial de Inglaterra en 1966, ¿qué hizo?

Son muchos los hechos insólitos que han acompañado al Mundial a lo largo de su historia, aquí te contamos lo sucedido con el perro Pickles en Inglaterra 1966.

FUTBOL INTERNACIONAL

·
Pickles, el perrito que salvó al MundialCréditos: fifa.com

El primer Mundial de la historia data de 1930, año en el que Uruguay se ganó su primera estrella como campeón del mundo y comenzó la competencia futbolística más importante del planeta. Cada competencia ha tenido sus detalles y hechos insólitos, y el Mundial de Inglaterra en 1966 no fue la excepción, gracias a la historia de Pickles.

Era la primera vez que Inglaterra organizaba la justa mundialista, y a esta la acompañaron sucesos inéditos. Reino Unido era el anfitrión del primer Mundial que se televisó a color y la inauguración y la final pudieron ser transmitidas a gran parte del mundo. Además, este fue el primer torneo en el que se creó una canción oficial para la Copa del Mundo.

TE PUEDE INTERESAR: Inglaterra anuncia su lista para Qatar 2022 e incluye algunas 'sorpresas' 

Sin embargo, también se vivió uno de los mayores episodios de incertidumbre, después de que la Copa del Mundo, en ese entonces el trofeo Jules Rimet, fuera robado cuatro meses antes del inicio del torneo mientras se exponía en el Westminster Central Hall ubicado en Londres. 

El trofeo Jules Rimet que fue robado de su exposición en Inglaterra. Twitter @FIFAWorldCup

¿Qué tiene ver el perrito Pickles en el Mundial de Inglaterra 1966? 

Después de que todo el país emprendiera una búsqueda exhaustiva durante varios días, la Copa fue encontrada de la manera más curiosa: un perrito llamado Pickles estaba paseando por las calles con su dueño y comenzó a olfatear hasta que encontró el objeto en el jardín de una casa cualquiera.

Pickles y su dueño, David Corbett, recibieron una recompensa de 6 mil libras esterlinas cuando avisaron que habían encontrado el trofeo. Ambos estuvieron presentes en la inauguración y la clausura del Mundial, además de que el perrito recibió una condecoración por convertirse en el rescatista de la Copa y pudo celebrar con Inglaterra 1966 en primera fila. 

El perrito se convirtió en ídolo de la afición mundialista. Twitter @FIFAWorldCup

Así fue como Pickles evitó que la Copa del Mundo se viera manchada y que por un momento no se pudiera disputar uno de los juegos más recordados y todo ocurrió en la final del Mundial, que además sirvió para que el estadio de Wembley se convirtiera en uno de los más icónicos, la señal de que ese partido iba a pasar a los libros y no sólo por la polémica.

Una final fuera de serie

Ingleses y alemanes se vieron las caras en un partido que los visitantes comenzaron atacando y provocando el 1-0, poco después el anfitrión los empató, para que al segundo tiempo Inglaterra estableciera la remontada y no fuera hasta el minuto 90, digno de algo histórico, que Alemania consiguiera empatar y mandar el partido a la prórroga.
 
TE PUEDE INTERESAR: Inglaterra vs Alemania y el recuerdo de los 'goles fantasma'

Durante el tiempo extra, sucedió lo inexplicable: un remate de Hurst, el héroe de los británicos, fue atajado por el arquero rival, pero aunque nadie lo vio, el balón había cruzado la línea de gol y el árbitro dio por buena la anotación. Hoy en día se conoce como el “gol fantasma”, después Hurst consiguió el gol que sentenciaba y le dio a su país un mundial con muchas primeras veces: primera vez que la transmisión fue mundial, primera y única vez que Inglaterra ha sido campeona del mundo y primera vez que el trofeo del Mundial se extravió y tuvo al perrito Pickles como su salvador.

Para más contenido de Referee, síguenos en Google News.