Futbolistas que cambiaron su look injertándose cabello

Facebook Twitter Google+

Los años pasan y a los jugadores también les pesa la edad; para algunos es el cuero cabelludo donde se notan más las consecuencias.

Algunos futbolistas, ante la presencia de la calvicie o la alopecia, han optado por hacerse injertos de pelo o cabello con el fin de mantener reluciente su cabeza.

El transplante de cabello es una herramienta que se usa para tratar la calvicie. Se extraen las unidades foliculares de las partes laterales y traseras de la cabeza para después implantarlas en la parte superior.

En México, este tratamiento tiene un costo aproximado de 25 mil pesos. Del otro lado del mundo existen clínicas especializadas, una de ellas la de Cristiano Ronaldo: Insparya.

Tras la fundación de su clínica capilar, varios compañeros portugueses decidieron probar las herramientas que esta ofrecía; uno de ellos fue Carlos Martins.

Rúben Micael también decidió apoyar el proyecto de su compatriota, al mismo tiempo que trataba el mejoramiento de su imagen, y optó por darle una oportunidad en el cuidado de su cabello a Insparya.

La legión de portugueses es considerable. José Bosingwa también optó por poner a prueba el negocio de CR7. Cuando jugaba para el Trabzonspor tomó la decisión de que un injerto no le vendría mal.

El último de los lusos que le dio una oportunidad a la clínica fue Raúl Meireles. A pesar de tener una infinita cantidad de looks, prefirió acudir para cuidar su cabellera y de paso agregarse un poco más.

Gaizka Mendieta, ex futbolista y estrella del Valencia, mostró un cambió radical cuando estaba por dejar las canchas. Su rubio característico perdió protagonismo y decidió reforzar su cuero cabelludo.

Slaven Bilic fue un futbolista croata que jugó en el Everton y West Ham. Cuando llegó a los banquillos en 2006 empezó a notar un problema en su cuero cabelludo. No fue hasta 2015 cuando parecía haber solucionado eso.

El que llegó a ser portero del Real Madrid, Diego López, no hizo pública su decisión, pero es notable. En el verano de 2013 sus entradas eran más que visibles; cuatro años después se le podía ver con una cabellera reluciente.

Los hermanos de Boer poseen este problema de manera hereditaria. Ronald, en su época como jugador, mostraba carencia de cabello, pero cuando dejó las canchas trató su asunto capilar.

Por otro lado, el gemelo Frank mostró una melena resplandeciente en las canchas, pero conforme pasó el tiempo y se movió a los banquillos, se pudo notar la alteración en su estilo.

El de Antonio Conte puede que sea uno de los casos más notorios. Durante su etapa como futbolista era más que claro su vacío capilar en la parte frontal de su cabeza; hoy en día su cabello no se compara.

El lateral mexicano de Cruz Azul, Adrián Aldrete, sufrió un tiempo por su cabello.  Si bien decían que era su estilo tener el cabello corto, las entradas en su cabeza lo delataron. De un momento a otro el mexicano trató su problema.

El entrenador del Liverpool, Jürgen Klopp, reveló públicamente que sí recurrió al injerto capilar. “Sí, me he trasplantado cabello. El resultado ha quedado molón, ¿eh?”.

Otro de los casos notorios es el de Jan Oblak, portero del Atlético de Madrid. En 2015, con 22 años, su cráneo estaba quedando al descubierto por completo; fue hasta 2017 cuando se notó su cambio tan radical.

Iker Casillas es uno de los jugadores que ha llevado de la manera más discreta este asunto. Presentaba un problema severo de pérdida de cabello, por lo que recurrió al injerto y así poseer melena de más.

El ‘Cholo’ Diego Simeone aumentó su cabello, no porque lo dejara crecer, sino gracias a un injerto, el cual es un paradigma. Es de los otros personajes del futbol que no ha desmentido si lo hizo o no.

Podría parecer raro, pero David Beckham también ha atravesado este proceso. El cuidado constante de su imagen lo orilló al injerto capilar. Se sometió con miras al futuro y así no perderlo con el tiempo.

Durante su etapa con el Barcelona, Gerardo Martino arregló su cuero cabelludo. Presentaba un problema capilar de grado cuatro, mismo que solucionó para hoy en día lucir diferente.

El de Wayne Rooney es el caso más famoso, mismo que se dio a conocer en palabras del futbolista. En 2011 tuiteó “Sólo quiero confirmar a todos mis fans que me he sometido a un trasplante de pelo. Con 25 años me estaba quedando calvo y ahora estoy feliz por el resultado”.

 

Te podría interesar:

Comments