Culiacán, la tierra en la que Guardiola y Maradona convivieron con el narcotráfico

Facebook Twitter Google+

La inseguridad no es un tema ajeno al futbol mexicano, ya han ocurrido sucesos que lo han alcanzado y aunque en algunos ocasiones no ha sido directamente, han sufrido el daño colateral como suspensión de partidos debido a esta situación.

Una de los estados que ha estado en la mira de la inseguridad es Sinaloa. En Culiacán donde juega el equipo de Dorados, es justamente señalado por la situación de narcotráfico que prevalece. Justo es la tierra de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Pero por ahí pasaron Guardiola y Maradona.

TE PUEDE INTERESAR:  Sucesos que han impactado al futbol mexicano

Pero pese a todo esto, grandes figuras del futbol mundial han llegado a Culiacán. En 2006 los Dorados de Sinaloa sorprendieron con la contratación del defensa español Pep Guardiola.

El destacado exjugador del Barcelona llegaba procedente de Catar y tras un corto periodo de inactividad.

El español Juan Manuel Lillo, entrenador de los Dorados en ese entonces, fue clave para convencer a Pep de venir a Sinaloa, tierra del narcotraficante Joaquín ‘Chapo’ Guzmán.

Lillo recordó años después que durante su estancia en Culiacán solía ver muchas noticias de “muerte y asesinatos” y que “no era un lugar seguro”.

A pesar de lo peligrosa que era la ciudad, Guardiola aceptó venir a México por la gran admiración que tenía por Lillo como técnico. 

Guardiola vino a Dorados y meses después el ejército mexicano aumentó su presencia en Sinaloa y después comenzó la Guerra contra el Narcotráfico.

La carrera de Pep con Dorados no fue exitosa. Debido a las lesiones por su edad (35 años) sólo disputó 10 partidos y el equipo descendió al final de la temporada.

Guardiola inevitablemente se interesó por el tema del narco; quería saber si en verdad la ciudad era muy violenta y preguntaba a ‘Chevo’, su chofer particular y al staff del club. Estos le contaron a grandes rasgos la situación y la reciente fusión de los cárteles de Sinaloa y Juárez, pero después Pep no se interesó más a profundidad.

Sin embargo, puede ser que en esa tierra del narcotráfico haya comenzado la carrera de unos de los mejores entrenadores de la historia.

Dorados fue el último equipo que vio jugar a Pep y pasaría más de una década para que tuvieran otra estrella: Diego Maradona.

Nadie podía creer que Maradona había elegido dirigir al Dorados de Sinaloa, un equipo de Liga de Ascenso.

Además llegó a Culiacán, una ciudad conocida porque opera uno de los cárteles más conocidos en el mundo, el Cártel de Sinaloa.

Cuando Maradona llegó, Culiacán encabezaba la lista de delitos de alto impacto.

Además, en Culiacán se encuentra la famosa capilla de Malverde, quien es mejor conocido como “El Santo de los Narcos”.

Desde luego que Maradona fue resguardado y vivió en el Fraccionamiento Residencial La Primavera, uno de los más exclusivos de la ciudad y alejado de la inseguridad. Los que lo conocen aseguran que es como un búnker.

Incluso, reportes señalan que a la leyenda del boxeo, Julio César Chávez, le negaron la residencia en este lugar por sus supuestos nexos con gente del narcotráfico.

 

Comments