Cosas que quizá desconocías sobre JC Chávez y su excesos en el box

Facebook Twitter Google+

Julio César Chávez es una de las grandes leyendas del boxeo mexicano, ganó todo lo que pudo, pero también se enfrentó a situaciones que lo pusieron contra las cuerdas y que logró superar.

El boxeador mexicano es originario de Ciudad Obregón, Sonora; tiene 57 años. En la década de los 90 fue cuando sorprendió a todo el mundo con su pegada sobre el ring.

Chávez ganó títulos mundiales en tres diferentes divisiones: Superpluma, Ligero y Superligero.

Después de retirarse del boxeo, Julio César Chávez se ha mantenido cerca del boxeo, sobre todo por sus hijos Julio César Chávez Jr. y Omar Chávez, y porque es comentarista en TV Azteca.

Chávez no ha querido ocultar nada sobre su vida, incluso cuando lo han entrevistado ha contado episodios buenos y hasta delicados sobre lo que le pasó cuando fue boxeador profesional.

Chávez ha contado los excesos que vivió cuando fue boxeador profesional: “Fue muy duro todo lo que viví. Duré 15 años drogándome y hoy, gracias a dios tengo clínicas, pude salir de eso y hemos podido ayudar a mucha gente que tiene el mismo problema que yo tuve. Ha sido mucho trabajo, mucho sacrificio y con mi motivación ha salido mucha gente adelante”.

Chávez se ha sincerado y ha contado que pasó por momento muy complicados. “Siempre me engañé a mi mismo y hubo mucha gente que me quiso ayudar y nunca lo acepté. Así somos los adictos y nunca pude salir solo de mis adicciones. En la clínica me hacía tonto y quería salir a drogarme de nuevo. Pasé los 4 meses más horribles de mi vida, comiendo cosas podridas, durmiendo en el suelo”, dijo para TUDN.

La leyenda del boxeo mexicano reconocido que se llegó a sentir solo, sobre todo cuando empezó a recibir a manos llenas: “Fue complicado, porque como todo joven pobre, soñaba con tener todo, carros, millones de dólares, mansiones y cuando lo tuve a manos llenas, no sé qué me pasó, tenía todo y me sentía solo”.

Después de todos estos momentos, Chávez ha reconocido que “ya tengo 10 años limpios”.

Chávez también ha narrado momentos en el boxeo en los que sintió que casi moría sobre el ring. Esto ocurrió en una pelea contra Meldrick Taylor.

JC Chávez reveló que hizo un “esfuerzo sobrehumano” durante la pelea: “Te lo juro por Dios que cuando lo tumbé, no me importaba perder o ganar, lo único que yo quería era que sonara la campana y que se acabara la pelea, porque yo sentía que me iba a desmayar, me sentía desahuciado. Sentía ganas de vomitar y si lo hubiera hecho no estaría con ustedes, no la hubiera contado, me hubiera dado un derrame cerebral”, dijo para TUDN.

En otras revelaciones sobre JC Chávez también han habido algunas versiones equivocados, como cuando en una biografía del púgil mexicano aseguraron que había consumido droga cuando visitó al Papa en el Vaticano.

El mismo Chávez lo desmintió: “No me drogué en el baño del Papa, eso es mentira, eso lo escribió Javier Cubedo; con todo respeto yo no me drogué en el Vaticano”, aseguró.

Hace algunos años, JC Chávez también reconoció que era amigo de algunos capos como Amado Carrillo “El señor de los cielos, y Juan José Esparragoza, “El Azul”.

“Que quede bien claro: eran mis amigos (Amado Carrillo y Juan José Esparragoza). Yo no andaba en el narcotráfico. Una cosa es tener amigos y otra cosa es ser narcotraficante”.

Además aclaró que nunca ha tenido que lavar dinero: “No, gracias a Dios no (nunca lavó dinero). En primer lugar yo no tenía necesidad de eso; si no no me hubiera dedicado al boxeo. Simplemente los conocí. Eran mis amigos, me invitaban a su casa”.

En otro episodio de sus adicciones, Chávez en algún momento reveló que tuvo graves conflictos con su familia.

“Después vinieron los conflictos con mi familia y entrenaba poco. Me volví prepotente, agresivo y no me reconocía. Esto se agravó cuando llegó mi primera derrota, cuando me demandó Don King y Hacienda”.

 

Hoy en día que ya se encuentra bien, el mismo Chávez ha decidido ayudar a la gente a través de la Fundación Julio César Chávez.

Comments