“Dream Crazy”, ¿hipocresía de Nike?

Facebook Twitter Google+

Atletas estadounidenses vieron reducido su contrato con Nike hasta en un 70% , en el mejor de los casos, por su maternidad.

Apenas en febrero, Nike lanzó la campaña “Dream Crazy” en la que inspira a las mujeres a romper las barreras, sin embargo, la filosofía de la empresa no parece empatar con lo que pregona, así lo han denunciado algunas atletas que representan a la marca.

La atleta olímpica y tres veces campeona nacional en Estados Unidos, Alysia Montaño, fue la primera en denunciar lo que consideró una hipocresía por parte de la marca a través de una investigación en colaboración con el New York Times . “Nike invita a soñar a sus atletas… hasta que se embarazan”.

En dicho texto se recuerda el comercial lanzado en febrero y uno más en día de las madres en el que se pronunciaba a favor de la equidad en el deporte, “Pero eso sólo es publicidad”, sentenció.

El New York Times explicó que, a diferencia de otros deportes donde las ligas pagana sus jugadores, en el caso del atletismo los ingresos provienen casi exclusivamente de los acuerdos con sus patrocinadores y sólo los mejores de entre los mejores pueden complementar con los premios al ganar las competencias.

Siendo así, los patrocinadores se adaptan al tiempo de descanso de los atletas cuando sufren una lesión, no así al tiempo que requiere un embarazo.

El texto también habla sobre el caso de la atleta olímpica, Karla Goucher, quien tras su embarazo, se enteró que Nike dejaría de pagarle hasta que comenzara a competir otra vez.

El miércoles, se sumó a la denuncia una de las atletas más condecoradas de Estados Unidos seis veces medallista olimpica y once veces campeona del mundo, Allyson Felix. La atleta decidió unirse a la marca por los principios que pregona la marca, años después Nike le ofreció un contrato de 70% menos cuando supo de su embarazo.

En respuesta, en un comunicado Nike anunció que la empresa cambió su enfoque en 2018, pero no especificó cuando entrarán en vigor. En un contrato del 2019 al que tuvo acceso el New York Times, los cambios aún no se ven reflejados.

Cabe destacar que el contrato de Serena Williams, la voz de uno de los comerciales de Dream Crazy, no se vio afectado durante su embarazo.

Te podría interesar:

Las marcas no creían que el futbol femenil era rentable, pero se equivocaron: Kenti Robles

Comments