Editorial: Memo Ochoa y 10 más… Gracias por tanto, perdón por tan poco

Facebook Twitter Google+

México supo sufrir y en tanda de penaltis avanzó a Semifinales de la Copa Oro teniendo como figura a Guillermo Ochoa ante una Costa Rica que ofreció su mejor versión en la Era Matosas.

Gustavo Matosas y Héctor Altamirano conocen bien el futbol mexicano y supieron neutralizar a México durante prácticamente toda la primera mitad. Poblaron el centro del campo con una formación 4-5-1 que también tapó las subidas de los laterales mexicanos y, tanto Pizarro como Antuna, quienes fueron los extremos del Tri, siempre se vieron superados con la doble marca de los jugadores ticos. La escuadra centroamericana redujo los espacios en su cancha y México batalló para generar ocasiones de gol.

Costa Rica se animó a ir hacia adelante y al ver que podía hacerle daño al Tri, el equipo de la Pura Vida comenzó a abrirse y esto benefició a México reflejándose en la anotación azteca que se produjo de un contragolpe agarrando mal parado al cuadro costarricense. Aparecieron los futbolistas más virtuosos del Tri a la ofensiva: Rodolfo Pizarro asistió a Raúl Jiménez para que el atacante del Wolverhampton demostrara por qué es el mejor delantero que tiene México en la actualidad.

Lo peor que le pudo pasar a México fue perder la ventaja apenas iniciado el segundo tiempo. Un error de coordinación entre el Chaka y Gallardo y una mala decisión arbitral del central le permitieron un penalti a Costa Rica que Bryan Ruiz aprovechó para cobrar a la perfección. Con el empate, los ticos volvieron a replegarse y apelaron a las transiciones. La figura de Costa Rica fue Moreira; el portero suplente del Pachuca evitó el triunfo del Tri en el tiempo regular. Del lado mexicano, Raúl Jiménez era la llave para hacer daño y su nivel está por encima del resto de sus compañeros de ataque.

Los tiempos extras fueron un espectáculo, partido de ida y vuelta y lleno de emociones y mucha tensión. Los dos equipos dejaron todo en la cancha, no se guardaron nada. Costa Rica hizo todo lo posible por eliminar a México, pero no contaban con el heroísmo de Guillermo Ochoa que, una vez más, se puso la capa de héroe y fue la figura del Tricolor. Primero con una atajada espectacular en los tiempos extras y después en la tanda de penaltis.

Raúl Jiménez pasó de héroe a villano. El hombre más seguro de México desde los 11 pasos falló su penalti y todo se vino abajo; sin embargo, Leal erró el tercer penalti de Costa Rica y la serie se volvió a igualar. Fue en la muerte súbita que Paco Memo detuvo el tiro de Fuller para darle el pase a México firmando otra noche de ensueño defendiendo la portería tricolor.

Sin duda, el México vs Costa Rica ha sido uno de los mejores partidos que hemos visto no sólo en esta Copa Oro, sino también en todas las Copas del verano. Emocionante de principio a fin y con una serie de penaltis cardiaca. Gerardo Martino respira y ahora enfrentarán a Haití con el recuerdo del Preolímpico del 2008. Un duelo sobrado de morbo.

Comments