15 futbolistas que terminaron en bancarrota

Facebook Twitter Google+

La vida de un futbolista podría parecer perfecta, los coches, las casas y el dinero que reciben les asegura la vida después del retiro, pero desafortunadamente no todos los casos son así.

Algunos personajes pasaron del cielo al infierno por no poder administrar bien sus cuentas personales y así caer en la ruina luego de dejar el deporte.

Casos existen muchos, pero REFEREE recopila las situaciones más populares que se han dado en el mundo del futbol.

Pablo Larios

Larios fue figura de la Selección Mexicana al ser el titular durante el Mundial de México 86, a pesar de jugar en el Ascenso con Zacatepec. Al finalizar su carrera, los problemas económicos se hicieron presentes por el exceso en el consumo de drogas, algo que consiguió deformarle el rostro. En enero de este año, Larios falleció tras sufrir un paro respiratorio.

Adriano

Tenía como destino convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo, pero el alcoholismo y las malas amistades fueron las culpables de la caída del brasileño. Sumado a eso, una llamada telefónica acabó por hundir al “Emperador”, cuando le dijeron que su padre falleció. Todos esos incidentes lo metieron en una depresión de la que nunca salió, se retiró de las canchas y volvió a sus orígenes: las favelas.

Asamoah Gyan

La estrella de Ghana pasó por un mal momento luego de dejar al Shanghái SIPG de la SuperLiga China. Pasó de ganar 17 millones de euros anuales (más que Neymar o Gareth Bale) a quedar completamente en la ruina con solo 600 euros en su cuenta bancaria. La gravedad del asunto es tal que perdió comunicación con su familia por la pena de no poder mantenerlos.

Iván Zamorano

Su declive fue después de dejar las canchas, apostó por crear empresas en su natal Chile para solventarse económicamente. Tres bancos locales impusieron demandas contra tres de esas empresas a las cuales no se les consideraba solventes, y se les exigía pagar una deuda de 62 millones y medio de pesos mexicanos, por lo que “Bam Bam” tuvo que poner de su parte para arreglar la situación, algo de lo que difícilmente ha podido reponerse.

George Best

El histórico jugador inglés, en su momento reconoció estar acabado: “Gasté mucho dinero en coches, mujeres y alcohol. El resto lo malgasté”.  Ganar el Balón de Oro a la temprana edad de 19 años fue el punto de partida para que la fama lo cegara. Se convirtió en un adicto al alcohol, era portada de diarios principalmente por sus polémicas y llegó a pisar la cárcel por haberle robado sus pertenencias a Marjorie Wallace, Miss Mundo de ese entonces.

Andreas Brehme

En 2014 alcanzó la crisis por completo, el diario alemán Deutsche Welle publicó que el autor del gol en la final de Italia 90 estaba por completo en la ruina, con una deuda de 200 mil euros, tanto que tenía que mantenerse limpiando inodoros.Al enterarse de esto, Oliver Straube y Franz Beckenbauer reclamaron ayuda pública para Brehme.

Salvador Cabañas

El balazo que recibió en un bar de CDMX acabó con su carrera justo cuando pintaba para irse a Europa y le dio un giro de 360 grados a su vida. En una entrevista con la cadena Telefuturo, “Chava” reconoció no tener a nadie a su lado después de dejar las canchas, su esposa lo abandonó y se llevó todo su dinero. Hoy en día sobrevive con la venta de pan en su pueblo.

Paul Gascoigne

Luego de su retiro en 2005, entró en una crisis de la que afortunadamente logró salir. Perdió el control sobre su economía y fue víctima del abuso de drogas y alcohol, llegó a confesar que tomaba hasta cuatro botellas de whisky por día. Su rostro poco a poco comenzó a demacrarse, salía semidesnudo a la calle y nunca perdía la oportunidad de empezar una pelea en la calle. En 2017 entró a rehabilitación y un año más tarde, abrió su cuenta de Instagram para dar a conocer su nueva vida.

Garrincha

Uno de los mejores futbolistas de la historia, destacado por sus amagues, terminó con su vida en medio de la pobreza y decenas de botellas de alcohol, algo que aprendió de su padre. Falleció el 20 de enero de 1983 en una clínica brasileña debido a una cirrosis hepática, fue a parar ahí luego de ser encontrado en mal estado en su casa un día antes.

Christian Vieri

Luego de su retiro en 2009 tocó fondo porque se excedió con las apuestas de póker y no supo administrar los negocios que él mismo creó, los cuales terminaron siendo un fracaso y le significaron pérdidas de 16 millones de euros.  Desde octubre de 2017 logró reinventarse y dio inicio a una nueva etapa como Dj.

César Villaluz

El golpe que recibió en la final del Apertura 2008 por parte de Cruzalta fue un episodio que marcó su carrera. Después de ese instante todo cambio para Villaluz, se fue perdiendo en equipos de Segunda División, equipos de llano y actualmente trata de sostenerse en la Segunda Liga de Guatemala.

Ailton

El brasileño sufrió el retiro por los excesos. El Werder Bremen pagó una cifra récord para llevárselo de Tigres y con una vida relajada, llegó a gastar hasta 100 mil euros al mes en vestimenta. Para congraciarse con su situación económica,  resultado también de malas decisiones al invertir, el club alemán organizó un partido de despedida y destinó a él las ganancias.

Matías Vuoso

Después de vestir distintas camisetas en el futbol mexicano, con contratantes resultados que incluso lo llevaron a la Selección Mexicana, lo último que supimos del argentino fue su incursión en el futbol amateur de Oaxaca, en la Liga Benito Juárez.

Juan Carlos Mosqueda

Cuando debutó con el América muchos ya lo consideraban el sucesor de Cuauhtémoc Blanco, pero fue todo lo contrario; se dejo llevar por la fama, terminó por desaparecer y quedar como una promesa. Se quedó sin empleo luego de jugar para Lobos de 2015 a 2017,  pero Veracruz lo rescató al verlo en un juego de estrellas desempleadas, pero se quedó en las mismas, no ha visto minutos de juego y la mayoría de las veces ni a la banca va.

Ronaldinho

La popularidad y el éxito deben ser bien administrados y esa no es precisamente la palabra que describiría al ídolo brasileño, ahora en problemas económicos por deudas y con apenas seis euros en su cuenta bancaria.

Comments