¿Por qué hay tanta rivalidad en el Pumas vs América?

Facebook Twitter Google+

En los últimos años América vs Pumas es un partido polémico y considerado por las autoridades de alto riesgo. Es una rivalidad que explotó y se definió claramente en la final de la temporada 84-85 cuando las Águilas se coronaron campeonas bajo criterios polémicos, ganaron en juego de desempate 3-1, pero el arbitraje fue factor.

Desde ese momento fue cuando toda una pasión en la capital se destapó dentro y fuera de la cancha, conforme pasó el tiempo, la intensidad aumentó ya sea por las situaciones de cada equipo o principalmente por el honor de cada institución. Intercambio de jugadores, rivalidades en Liguilla, todo abonó.

Quizás uno de los primeros momentos de tensión sucedió en 1969 cuando Enrique Borja, quien jugó seis años con los Pumas, fue traspasado al América. Un ídolo que dejaba la Universidad para irse con el nuevo rico de la Liga. Una transacción de 400,000 pesos en aquel momento (cifra récord).

“Mi actitud obedecía al propósito de continuar en Pumas, y de ninguna manera a no querer jugar en América” dijo Enrique Borja, al referirse a su traspaso que finalmente se concretó el 4 julio de ese año.

En total se registran 149 partidos jugados, donde 56 victorias han sido para el América y 36 para Pumas, solamente han empatado en 57 ocasiones.

Sus encuentros recientes en Liguillas han sido los principales factores para fomentar la rivalidad. En los últimos 10 años, se han visto las caras cinco veces en Liguillas, pero el saldo favorece a las Águilas que se han llevado cuatro series, mientras que los de la UNAM solamente una.

También el hecho de que un jugador sea traspasado al equipo rival ha sido motivo para que la tensión aumente. El caso más reciente es el que se vivirá el próximo domingo cuando Nicolás Castillo vuelva a CU después de salir del club, su breve paso por el Benfica de Portugal. En algunos grupos de Facebook se ha solicitado a los aficionados de la Universidad que le avienten billetes falsos al jugador chileno.

Otros de los casos fue cuando Moctezuma Serratos jugó para los Pumas o Mario Carrillo dirigió al club Universidad. Ambos nunca fueron bien recibidos por la afición de los Pumas.

Jugadores como el americanista Agustín Marchesín dijo: “es el partido con más intensidad o por lo menos dentro de la cancha el partido que más prende y a la afición también”.

De las cuatro victorias del América en Liguilla en la última década (en las series), las dos más recientes han sido las que han dejado malherida a la afición universitaria. Primero fue en el Clausura 2018, América goleó 1-4 a Pumas en C.U y para la vuelta fue 2-1 para las Águilas, terminando con un marcador de 6-2. La más dolorosa y parece que imborrable, es el marcador global de 7-2, donde América liquidó a su rival en el partido de vuelta 6 a 1, ante un estadio Azteca repleto; el global terminó 7-2.

El duelo por la capital, entre las barras igual ha puesto un sazón especial y distinto al resto. Lamentablemente ha sido un juego que a lo largo del tiempo se ha visto manchado por la violencia y los altercados entre agrupaciones. Golpes, vandalismo, peleas antes, durante y después del partido, ataques directos a los equipos, etc.

La rivalidad ha obligado a las autoridades de la capital a disponer de miles de cuerpos de seguridad para la protección de los aficionados. En la última década han pasado de 1,000 hasta 5,000 efectivos de la policía que resguardan a los aficionados.

Comments