Los peores fichajes de Cruz Azul en la década

Facebook Twitter Google+

La Máquina se ha caracterizado no solamente por su directiva y su mala fama en las finales, también por la clase de jugadores que ha llegado a fichar.

Cruz Azul es uno de los equipos que pueden presumir, desafortunadamente, a los peores fichajes hechos por algún club. En la última década ha habido futbolistas hasta para llevar.

Federico Carrizo

Este delantero argentino llegó en 2015 como la solución a los problemas de gol que había en el equipo. Participó en cuatro partidos  cuando se esperaba que fuera titular. Regresó a Argentina, con Boca Juniors, sin pena ni gloria.

Alejandro Faurlín

El mediocampista español llegó en el Apertura 2017. En la Liga MX disputó nada más dos partidos; el día de su debut, contra León, convirtió un autogol en el último minuto, mismo que le costó la victoria a los suyos.

Erick Torres

Firmó con Cruz Azul para el Apertura 2016, parecía ser la nueva esperanza celeste. Llegó como préstamo del Houston Dynamo de la MLS, pero tuvo que regresar debido a que se lesionó.

Edcarlos Conciençao

Este brasileño llegó del Benfica en 2010, su misión era reforzar la defensa central del equipo. Sólo jugó un torneo, anotó un autogol contra Chivas e inmediatamente buscó salir del club.

Ariel Rojas

Llegó en 2015 proveniente de River Plate lo que significó no disputar la final de Copa Libertadores ante Tigres. Duró dos años en el equipo, pero pasó desapercibido debido a su escasa productividad en la cancha.

Nicolás Bertolo

Llegó en 2015; en su debut se fue expulsado frente a Chivas. Nunca se adaptó al ritmo de juego ni a la altura de la ciudad. Salió del equipo ese mismo año e inmediatamente fue campeón de Copa Libertadores.

Fernando Belluschi

Firmó con Cruz Azul en el Apertura 2015 proveniente del Bursaspor de Turquía. Su pase tuvo un costo de 5 millones de dólares y firmó por tres años, aunque su bajo rendimiento provocó que saliera al siguiente torneo.

Lucas Silva

En su momento, 2015, fue un jugador destacado con Monterrey, situación que le permitió firmar con Cruz Azul. Se buscaba que este brasileño dominará el mediocampo, pero al realidad fue otra.

Marc Crosas

Llegó a Cruz Azul en 2015, equipo que se convertiría, de cierta manera, en su último club. Cargaba calidad que ilusionaba a la afición, pero una fuerte entrada de Rubens Sambueza, en un Clásico Joven, acabó con el español.

Waldo Ponce

El defensa chileno llegó con un Mundial y experiencia europea encima. Se pensó que sería la solución defensiva pero pasó de noche en el equipo. La poca actividad junto a las lesiones lo orillaron a salir.

Aníbal Zurdo

Este exdelantero mexicano arribó al club para la temporada 2014-2015 luego de vistosas temporadas en el futbol inferior de España. Únicamente recibió la oportunidad en tres juegos, mismos donde no pudo anotar.

Edixon Perea

Reforzó a Cruz Azul en el Apertura 2011, pero no cumplió con lo esperado. El colombiano no se convirtió en figura del ataque y prefirió salir del equipo aunque no de la mejor manera porque terminó peleado con la directiva.

Maranhao

Cuando llegó a México era un desconocido, su referencia más cercana era cuando jugaba en Brasil, imitó un regate y se lesionó. Aterrizó en 2012 y solamente jugó en el club un año.

Bryan Angulo

Procedente de Emelec de Ecuador, tenía la estafeta de “Benzema ecuatoriano”. La falta de oportunidades le pesaron ya que no pudo hacerse de un lugar en la titularidad y era usado en el equipo Sub-20. Solo jugó 197 minutos.

Joffre Guerrón

El ecuatoriano llegó a Cruz Azul en 2016 luego de brillar con Tigres en la Liga MX y ser líder de goleo en Copa Libertadores. La afición lo catalogó como un jugador más ya que no cumplió ni con la mitad de lo esperado.

Carlos Peña

El Gullit volvió a Cruz Azul en 2018 luego de una aventura por Escocia.  Su mala fama de parrandero le afectó, se involucró en indisciplinas y solamente jugó 10 partidos.

Maximiliano Biancucchi

Llegó en el Torneo Bicentenario 2010 con la estafeta de ser el primo de Messi. Estuvo dos campañas en Cruz Azul y fue más recordado por su parentesco con Lionel que por sus actuaciones.

Andrés Rentería

El nivel de juego del ecuatoriano no fue el deseado para aquel Cruz Azul del Apertura 2018. Llegó a petición de Caixinha, pero no pudo adaptarse a la planeación cementera. Se ganó el repudio de la afición en la final contra América, donde solamente entró para caminar.

Roque Santa Cruz

El paraguayo llegó a la Máquina como fichaje bomba, ya que jugó en el Bayern Münich y Málaga. Las lesiones frenaron su adaptación, gran parte de su primer, y único torneo, se la vivió lesionado.

Carlos Lizarazo

Es el peor “fichaje” de Cruz Azul en la década, y tal vez desde la sequía de título. El colombiano llegó para la temporada 2016-2017, pero no jugó ni un sólo minuto por estar lesionado.

 

Te podría interesar:

Comments