La Liga MX Femenil también se juega fuera de la cancha

Facebook Twitter Google+

En julio del 2017, los estadios de Primera División abrieron sus puertas por primera vez para ellas, las que trabajaron durante años sin promesa de un debut profesional y también para las que al borde de la línea o desde un palco de prensa hacen suya la cancha.

El silbatazo en el Estadio Hidalgo cambió la historia de cientos de mujeres. La persistencia obtuvo recompensa para las directoras técnicas, auxiliares, médicas, fotógrafas, reporteras, narradoras que acompañaron el sueño de otras y cumplieron el propio.

Itzel alguna vez deseó ser futbolista y desde niña ha sido apasionada al juego, estudió diseño gráfico y definitivamente nunca creyó que la profesión que ejerce hoy,  fotógrafa deportiva, la llevaría a pisar los estadios más emblemáticos del país.

“Fue uno de los días más felices de mi vida”, relata Itzel Navarrete, fundadora de Frame Sport, sobre la final Chivas vs Pachuca, la primera en la historia de la Liga MX.

Ella no levantó el trofeo del campeonato, pero “como mujer, estar cubriendo un partido de futbol femenil fue increíble”. 

Itzel había cubierto partidos varoniles, pero la energía que sintió ese día no se compara. Hoy, Frame Sport es el proyecto de cuatro mujeres fotógrafas que lo iniciaron, una decena en total con las corresponsales alrededor del país.

“Hace falta la mirada de las mujeres”, añade Itzel. Con cámara en mano, su labor de capturar instantes es todavía “por amor” a su trabajo y al futbol femenil.

No todo es felicidad. El cuarto torneo de la Liga MX está en curso y la cobertura en medios de comunicación todavía es escasa. Pese a que, a diferencia de la campaña debut, la mayoría de los partidos tienen transmisión, es sólo por televisión de paga.

Esa apertura ha representado una oportunidad para las narradoras y comentaristas a nivel de cancha. Entre los canales nacionales y locales, son más de diez mujeres las que participan en los micrófonos: Marion Reimers, Georgina González, Liliana Sánchez, Sara Pulido, Sara Zetune son algunas de ellas.

La falta de difusión no detiene el deseo de que el futbol femenil exista y tenga memoria. Mariana Serrano y Tatiana Briseño, entonces estudiantes de comunicación, decidieron que si nadie contaba esas historias, lo harían ellas.

Al alcance del aficionado estaba sólo el nombre de la jugadora y el lugar de origen, lo único que aportan las fichas de registro. Nada de sus deseos y motivaciones, de sus logros deportivos.

“Una de las historias más padres que encontramos fue la de Norma Palafox, que antes era árbitra”, dice Mariana Serrano.

Ella y Tatiana fundaron Campeonas MX, un medio digital que inició relatando el minuto a minuto de los partidos sin transmisión, todo con dinero propio, y hoy mantiene la cobertura informativa de casi todos los equipos de la liga.

Las corresponsales de Campeonas y varias reporteras más comenzaron a llenar el vacío en espacios independientes o el que los medios más grandes ceden poco a poco.

El trabajo de Mariana y su presencia constante en las actividades de las Diablas Rojas del Toluca, le dieron confianza para pedir su primera oportunidad laboral en un club.

Hoy es coordinadora de prensa del equipo femenil, un trabajo que no hubiera imaginado en un ámbito limitado para las mujeres.

“El mejor momento ha sido darme cuenta de que mi puesto es importante, cuando comienzan a buscar a las jugadoras y me buscan para pedir una entrevista…”

Una investigación de Referee resalta la nula presencia de las mujeres en puestos de toma de decisiones en el futbol mexicano y es escasa en el resto de las áreas.

En cada partido, Mariana cumple diversas funciones: hacer fotografías, manejar redes sociales, coordinar conferencias de prensa y entrevistas. Hacen falta manos, pero es paciente porque el futbol femenil sigue su marcha.

¿La parte favorita de su trabajo? “Me encanta conocer sus historias, ahorita tenemos dos policías federales… el país les dio permiso para jugar profesionalmente y aunque ellas ya son mayores están cumpliendo su sueño”.

La Liga MX también permitió que técnicas como Eva Espejo, Fabiola Ibarra, Andrea Rodebaugh, Verónica Hernández y Susana Gutiérrez asumieran la dirección técnica de un club profesional en Primera División.

En esa lista de espacios ganados por mujeres están las auxiliares técnicas, como Ana Galindo, quien después del título del Apertura 2018 con América se incorporó al equipo de Selecciones Nacionales.

Sin embargo, las mujeres no son mayoría en el área técnica y de staff de los clubes. En los registros de este torneo se cuentan 102 elementos, de los cuales 42 son técnicas, auxiliares, médicas, auxiliares médicas o utileras.

En el país que tiene al balón en un pedestal, la FMF y los clubes de la liga dieron un paso al frente para reducir la brecha de género, esa que invisibilizó las conquistas deportivas y periodísticas por décadas.

Ellas abrieron la puerta en la cancha, en el banquillo, en los palcos de transmisión, en las salas de prensa.

La Liga MX Femenil sigue ahí y opera en números rojos, a decir del presidente. Las jugadoras reciben en promedio 4,200 pesos al mes. Sobrevive por las ganas de quienes creen en el proyecto. 

Podrían interesarte:

Sólo el 5% de los equipos del futbol mexicano empoderan a las mujeres

Cinco instituciones famosas que no cuentan con equipo femenil

Comments