Julio Gómez, el peso de un campeonato del mundo en la adolescencia

Facebook Twitter Google+

Julio Gómez logró lo que tantos no han podido. Cumplió el sueño de ser campeón del mundo… y hoy aspira a un sitio en la Liga de Ascenso para algún día regresar a la Primera División.

Anotó uno de los goles más recordados en la historia de la Selección Mexicana. En el apodo lleva también el peso de una generación que se quedó en promesa. La “Momia ” Gómez fue por un rato el símbolo de la mentalidad que siempre ha sido exigida al futbolista mexicano y después, una muestra de la falla del famoso proceso.

Con una venda alrededor de la cabeza, huella de la anotación que abrió el marcador, hizo un golazo de chilena para eliminar a Alemania en las semifinales del Mundial Sub-17, esa copa que se quedó en México como recuerdo de que “sí se puede”.

Además de levantar la copa, recibió el Balón de oro y, como al resto del equipo, le pronosticaron un futuro brillante.

Julio Gómez fue un proyecto de la cantera del Pachuca y al volver del Mundial, continuó con su proceso en el equipo Sub-20, aunque ya había debutado en Primera División.

Con escasas participaciones con el equipo principal, Chivas creyó en él y en el Clausura 2014 fue cedido al Rebaño. La “Momia” jugó más partidos con la categoría inferior y en Copa MX que en liga, en donde apenas registró 109 minutos antes de salir, de nuevo a préstamo, a Correcaminos.

Gómez padeció por las lesiones, principalmente del quinto metatarsiano y de la rodilla. Dejó de ser prioridad en Pachuca, por edad y estado físico se quedó rezagado.

El goleador de aquel Mundial reconoce que cuesta mucho manejar la fama en la adolescencia. Separó los pies del suelo y se dejó llevar, pero no ha encontrado el camino de vuelta.

Su último partido en la máxima categoría fue en marzo del 2014. Desde entonces ha pasado por Cafetaleros, Jaguares (sin registrar partidos ligueros), Coras, Zacatepec y Cruz Azul Hidalgo hasta llegar a Loros de Colima, su equipo actual en la Liga Premier.

No sólo fueron las lesiones, Julio Gómez se dijo víctima del “Pacto de Caballeros” que hace un par de años le impedía firmar con algún otro club de la Liga MX porque sus derechos federativos pertenecían a los Tuzos.

“Estamos tratando de ascender. Lo que queremos es llegar a Primera juntos”, dijo en una entrevista al inicio del año.

Loros de Colima jugará la final de la Serie A de Liga Premier contra la Universidad Autónoma de Zacatecas, pero todo indica que no habrá derecho a Ascenso en esta temporada.

La “Momia” tiene 24 años, un campeonato del mundo Sub-17 y apenas 16 partidos en Primera División. 

Podría interesarte:

15 equipos reconocidos que nunca han jugado en la Liga MX

El goleador de la Segunda División no ha tenido suerte





Comments