Club de Cuervos: El pretexto para hablar de los males en el futbol

Facebook Twitter Google+

La primer serie mexicana producida por Netflix. Una historia que a través de cuatro años, se dedicó a criticar los vicios  en el futbol mexicano.

La historia no fue distinta en su última temporada, más allá de los problemas a consecuencia de las decisiones de los hermanos Iglesias, las situaciones reflejaron temas que se manejan en el futbol de manera corrupta o beneficiosa para sus intereses.

“Sí, el fútbol es el pretexto para hablar de esto. Nos ha permitido hablar de la corrupción en el país, de la política, la relación de las televisoras con el fútbol, las relaciones familiares, cómo te relacionas con el poder”, mencionó Luis Gerardo Méndez en entrevista para el Universal.

Una de los sucesos llevados es el famoso pacto de caballeros y su rompimiento con la contratación de Emaíl Trujillo por los Cuervos, jugador que estaba “vetado” en la liga mexicana, incluso son cuestionados en una conferencia de prensa y más allá de indagar en el tema, Isabel se limita a decir que ella no es un caballero, por lo que nunca formó parte de tal acuerdo. Jugadores como Alan Pulido, ‘Kikin’ Fonseca (que incluso apareció en la serie) o Gerardo Torrado, han confirmado el mal manejo que los clubes mexicanos dan a sus cartas, incluso cuando ya no tienen contrato vigente con ellos.

Las empresas de televisión, también representan un papel importante en el transcurso de la historia, pues el dueño del equipo rival -Las Tarántulas- trabaja para una de las televisoras más importantes del país y comienza a atacar a los Cuervos desde sus transmisiones de programas y partidos, donde desacreditan a los de Nuevo Toledo, justo como acusan a Televisa de adular al América, o Fox Sports por adular a León y Monterrey, principalmente.

Por último, otro tema relevante, es la guerra que inicia la misma liga, debido a la reputación del padre de los Iglesias, amenazándolos con provocar la subasta del equipo, al final de la temporada. Desde el cambio de su horario de partido, colocándolo hasta las siete de la mañana, hasta pésimos arbitrajes en su contra, son algunas de las pruebas por las que tienen que pasar, para mantener a flote, una de las posesiones más importantes de la familia.

También en entrevista, Joaquín Ferreira, que interpretó al ‘Potro’ Romani, aceptó que las situaciones a lo largo de las cuatro temporadas, sí ocurren en la vida real.

La verdad es que hay árbitros comprados, jugadores que debutan por dinero. Todo lo que cuenta la serie es real, pero uno sigue eligiendo creer en el fútbol.

“¿A qué le vas cuando le vas a un equipo?”

Comments