¿Por qué tenemos que agradecer a la mamá de Diego Lainez?

Facebook Twitter Google+

Mary Leyva, mamá de Diego Lainez, dudó y pensó no dejarlo ir a la Ciudad de México para cumplir su sueño de ser futbolista.

“Voy a ser el niño más infeliz de Tabasco”, le dijo el joven delantero del Betis en el 2013 a su madre, quien pensaba que dejar la casa no era la mejor decisión. Pero Mary cambió de parecer y lo que hizo hoy lo recordarán siempre, fue el principio de la historia (que sigue) ahora en el futbol español.

Apenas en agosto del año pasado Diego logró su primer gol como profesional en la Liga MX con América y los Tuzos postearon una foto de él cuando era un niño y quien en sus inicios se integró a las fuerzas básicos del equipo de Hidalgo. Pero Diego prefirió a las Águilas y por eso en 2012 aceptó la propuesta.

“Decidir que Diego se fuera del estado fue algo muy difícil para mí, como madre me resistía y quise retenerlo un año más”, comentó la mamá en un corto difundido por la Selección Mexicana.

Mary Leyva cuenta cómo la convenció Diego:

-Esta bien mamá, me voy a quedar, nada más te digo que voy a ser el niño más infeliz de Tabasco.

-No hijo, yo te voy a apoyar como siempre.

Luego -fortuna o destino- tuvo a Ricardo La Volpe como el primer gran impulsor de su carrera. Lo debutó a los 16 años. Era curioso ver al niño gambetear a sus rivales que le duplicaban la edad y que se veían indefensos ante sus regates.

Su técnica individual, velocidad, dribbling y buen golpeo de balón con la pierna izquierda le abrieron puertas al atacante desde su debut en la Sub 13 hasta la Sub 15, categoría en la que enfrentó a equipos juveniles del Eintracht Frankfurt, FC Dallas, Borussia Mönchengladbach y Chicago Fire, en el torneo de fuerzas básicas internacional 2015-2016, donde también destacó.

Comments