Messi contra el tiempo: ¿podrá volver a ganar el balón de Oro?

Facebook Twitter Google+

Por: Christian Ángeles 

No podemos crucificar a Leo. Tampoco podemos decir que tuvo un año desastroso solo porque no quedó dentro de los primeros tres lugares en la competencia por el Balón de Oro. Estamos acostumbrados a que sus números sean de otro planeta y se espera que gane todo de manera solitaria en un juego que se supone colectivo. Se le tacha de pecho frío y de que desaparece en los momentos importantes; a veces se le exige más que a Dios. No debería ser así.

31 años y cinco veces galardonado con el prestigioso premio que hoy le tocó ver de lejos. Todo parece indicar que al argentino el tiempo se le agota. Hay muchos factores a analizar; claro está que no podemos subestimar su capacidad ni poner en duda su calidad. Porque así es Lionel. Uno nunca sabe qué as puede traer bajo la manga o en qué momento explotará. Vaya, un mago en la extensión de la palabra.

Se viene un año futbolístico determinante en sus aspiraciones de alzar por sexta vez el máximo reconocimiento para un futbolista. Vital es que comande al Barcelona para ser campeón en La Liga y en la Copa del Rey. Sumaría puntos si en la medida de lo posible se quedara con el Pichichi e importantisimo que sea clave en las fases finales de Champions una vez que ya están en los octavos de final. Arrancarle la monopolización en últimos años de la Orejona al Madrid es indispensable y para eso al tope debe jugar.

Para la mala fortuna del nacido en Rosario no todo depende de lo que haga.  Su rival natural ahora con los Bianconeri esta teniendo excelentes resultados luego de un inicio flojo y muchas incógnitas. Cristiano, en busca de nuevos retos le ha dejado la vara muy alta; si los dos se desenvuelven con naturalidad, solo un enfrentamiento directo definiría al futuro ganador en diciembre del 2019. Eso sí, está claro que después del resultado final de este año otros jugadores pueden entrar en la contienda. Ahí viene pisando fuerte Mbappé.

Así las cosas para Messi. Se termina un 2018 muy cuestionado para él luego del fracaso con la Albiceleste en la Copa del Mundo ya que se esperaban grandes cosas del 10. Quizá el siguiente año sea de reconciliación entre la pelota, los reconocimientos y el argentino. Así lo esperan los hinchas y así lo espera el mundo. Nada le hace tan bien al futbol que ver a Lio jugando en todo su esplendor. Si es o no es el ganador del siguiente Balón de Oro, solo el tiempo, su juego y su trabajo lo dirán.

Comments