Jamaica y Cedella Marley, juntas por la reinvindicación del futbol femenil

Facebook Twitter Google+

Cedella Marley no sabía que Jamaica tenía un representativo femenil. Cuando se enteró del abandono de la federación, trabajó para ayudarlas a salvar al equipo.

Jamaica celebró la histórica clasificación al Mundial de Francia, es la primera vez que un representativo femenil caribeño llega a la competencia, pero las jugadoras celebran, sobre todas las cosas, una victoria en la lucha contra la desigualdad.

En 2008, después de no conseguir el boleto a Juegos Olímpicos, la Selección Femenil de Jamaica fue disuelta. No faltaban jugadoras ni deseos de competir, sino presupuesto.

Desde entonces sucedieron otro Mundial (2011) y otros Juegos Olímpicos (2012) sin una intención efectiva de revivir al equipo. Fue hasta el 2014 que las esperanzas de volver y clasificar a Canadá 2015 fueron confiadas a la buena voluntad de los donantes.

La petición de donativos llegó a las manos de Cedella Marley, cantante, diseñadora y emprendedora, gracias a un volante que le dieron a su hijo en el colegio. Podía sólo firmar un cheque para resolver las carencias, pero decidió involucrarse en el destino de los recursos y viajar con ellas para conocer sus problemas.

“Soy una firme creyente de que cada chica debería tener la oportunidad de alcanzar sus sueños, no importa si es futbol, música, negocios, lo que sea”. 

 

La presencia activa de la hija de los músicos Rita y Bob Marley, además de su aportación económica, en la campaña de recaudación motivó a cientos de donantes y reunieron más de 250 mil dólares.

La reinversión de los federativos también fue fundamental para trabajar como profesionales, después de seis años de olvido, con staff médico, de entrenamiento, quiroprácticos y nutricionistas. 

Las Reggae Girlz recortaron distancias en el ranking de la FIFA, pero perdieron dos de los tres partidos en el Premundial y Canadá no pudo ser su debut en la Copa del Mundo.

Uno de los temores ante la derrota era la decepción que podrían causarle a Cedella Marley, quien lejos de separarse del proyecto, terminó convencida de las capacidades del equipo y continúa como apoyo económico y mediático a través de Bob Marley Foundation.

La condición de “equipo secundario” no ha cambiado totalmente en su federación, pese a que consiguieron lo inimaginable: Jamaica está por primera vez una Copa del Mundo. Terminó en el tercer puesto de la clasificación de la CONCACAF, junto a Estados Unidos y Canadá.

“Siempre hemos sido algo adicional y seguimos peleando por la igualdad. Queremos un asiento en la mesa. Ha sido muy frustrante”, dice Nicole McClure a New York Times.

El técnico Hue Menzies fue convencido por Cedella, dejó su trabajo en un corporativo financiero y ahora dirige al equipo por voluntad propia, al igual que las jugadoras, sin recibir un sueldo. Hace poco firmaron el primer contrato en la historia del representativo. La federación les asegura una paga mensual y retroactiva desde enero… pero todavía no lo reciben.

Esta selección es la “peor rankeada” por la FIFA (53) en este certamen y se enfrentan a un panorama complejo en el grupo C con Brasil, Australia e Italia. Ya perdió en su debut, pero la principal incógnita es la vigencia del compromiso de los federativos para no cortar el gran avance de este ciclo.

“Cuando nos dicen que no, parece que le echan más gasolina a nuestro fuego”, dijo Menzies al mismo medio.

Cedella Marley no pierde la fe y asegura que su apoyo se mantendrá hasta que el equipo pueda mantenerse a través de ingresos comerciales. Un objetivo a largo plazo para el equipo femenil de un país que se resiste a creer en el poder de las futbolistas.

Podría interesarte:

De Canadá 2015 a Francia 2019: el grito por la equidad en el futbol femenil alrededor del mundo

Mundial Femenil 2019: todo lo que tienes que saber

Comments