Así fue como los Súper Campeones inspiraron a una nación

Facebook Twitter Google+

La revolución del futbol japonés empezó en los años 80. Hasta antes de aquel momento este deporte no estaba entre las prioridades deportivas. Hoy, la isla vibra por este deporte y es uno de sus predilectos.

Todo empezó con un manga: Captain Tsubasa, en México conocido por la serie de televisión llamada Super Campeones, que se transmitió en diferentes etapas en la televisión mexicana. A la par de que la Asociación Japonesa delineó un plan para el desarrollo del deporte, apoyó a este anime como parte de su campaña de difusión, según detalla un informe de la Asociación de Futbol Japonés consultado por REFEREE.

Futbolistas como los históricos Hidetoshi Nakata y Keisuke Honda afirmaron en su momento la importancia de este manga: “Cuando era niño entrenaba y quería ser como él (Oliver Atom, la figura de la serie)”, declaró Honda en el portal del club ruso CSKA Moscú en la presentación como jugador del equipo hace algunos años.

Aunado a ello, Japón empezó a trabajar en sus fuerzas básicas y selección mayor. A nivel de la Absoluta han calificado a los últimos seis mundiales consecutivos y en las menores han participado entre Sub-17 y Sub-20  o Juegos Olímpicos.

Actualmente en sus selección nacional tiene a 14 futbolistas jugando en el extranjero, entre los que destacan Hiroki Sakai, defensor del Marsella  o el delantero Yūya Ōsako del Werder Bremen de Alemania.

La J-League. La Liga Japonesa de Futbol profesional nació en 1993 y fichó en sus inicios a entrenadores holandeses, brasileños y franceses para crear escuela (sí, estilo Roberto Sedinho). Les ha dado resultados. Han ganado sus clubes los últimos dos títulos de la Champions League de Asia.

El llamado Imperio del Sol Naciente dejó de ser un rival incómodo, mucho menos una sorpresa, está presente en el futbol, lo hizo en un manga y ahora lo hace en carne y hueso.

TE PODRÍA INTERESAR

6 cracks del futbol que admiran a los Súper campeones

Comments